Un día más

0 Comments

Sé que lo has pensado muchas veces, en realidad empiezas a pensarlo cada día en cuanto suena el despertador y te anuncia, contento (nunca entenderás por qué se alegra tanto de despertarte)  que toca empezar un nuevo día.

Lo piensas mientras caminas al baño, mientras te duchas, mientras engulles el típico desayuno de «no tengo tiempo» que te espabila un poco pero no llama la atención de tu paladar.

Lo piensas mientras caminas hacia el metro, soportando el frío en invierno, recibiendo la amenaza del calor asfixiante en verano. Lo sigues pensando sentado ya en el vagón mientras observas otros rostros con idéntica expresión a la tuya, rostros que dicen que están pensando lo mismo que tú aunque intenten disimularlo. Unos fingen leer, otros se refugian en sus auriculares para aislarse del mundo exterior, otros pretenden dormir. Solo alguna cara afortunada transmite…..[SignupToUnlock showsidebar=»NO» sidebartemplate=»Select Sidebar Template» pagetemplate=»template8″ dapproductid=»4″ submiturl=»/dap/dap_wordpress_signup_submit.php» redirecturl=»» termslink=»%20%3Ca%20href%3D%27http%3A//YOURSITE.com/terms%27%20target%3D%22_blank%22%3E%3Cspan%20style%3D%22color%3A%20red%3B%22%3ETerms%20and%20Conditions%3C/span%3E%3C/a%3E%0A%20%20%20%20%20%20%20%20%20″ submitsuccessmsg=»Muchas%20Gracias%20por%20completar%20el%20formulario.» firstnamemissing=»Disculpa%2C%20falta%20tu%20Nombre.%20Por%20favor%20introduce%20tu%20nombre%20para%20continuar.» emailmissing=»Disculpa%2C%20falta%20tu%20Correo%20Electronico.%20Por%20favor%20introduce%20lo%20para%20continuar.» tandcalert=»Por%20favor%2C%20marca%20la%20casilla%20de%20Aceptas..» cookieexpdays=»999″ msg=»%3Cdiv%20id%3D%22dap8-sign-up-form%22%3E%0A%3Ch3%3E%26iexcl%3BReg%26iacute%3Bstrate%20y%20lee%20el%20resto%20del%20art%26iacute%3Bculo%21%3C/h3%3E%0A%3Cform%20id%3D%22formdap8%22%20class%3D%22dap8-form%22%20action%3D%22%22%20name%3D%22formdap8%22%3E%3Cinput%20id%3D%22first_name_dap%22%20class%3D%22dap8-input-name%22%20onfocus%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27Nombre%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27%27%3B%7D%22%20onblur%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27Nombre%27%3B%7D%22%20type%3D%22text%22%20name%3D%22first_name_dap%22%20value%3D%22Nombre%22%20/%3E%20%3Cinput%20id%3D%22email_dap%22%20class%3D%22dap8-input-email%22%20onfocus%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27Correo%20Electronico%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27%27%3B%7D%22%20onblur%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27Correo%20Electronico%27%3B%7D%22%20type%3D%22text%22%20name%3D%22email_dap%22%20value%3D%22Correo%20Electronico%22%20/%3E%3Cbutton%20id%3D%22complete%22%20class%3D%22dap8-btn%22%20name%3D%22complete%22%20type%3D%22submit%22%3E%26iexcl%3BContinua%21%3C/button%3E%3Cinput%20id%3D%22productId%22%20type%3D%22hidden%22%20name%3D%22productId%22%20value%3D%224%22%20/%3E%3C/form%3E%0A%3Cdiv%20class%3D%22clearfix%22%3E%26nbsp%3B%3C/div%3E%0A%3C/div%3E» ] energía, alegría de vivir aunque esté viajando en un metro atestado y haya madrugado tanto como tú.

Cuando por fin te encuentras a la entrada del edificio de oficinas donde trabajas desde hace incontables años suspiras y piensas: echar a correr, huir, escapar sin volver la vista atrás. Emprender un camino que no sabes dónde irá pero que te alejará de los días idénticos, de este sentimiento de zozobra repetido a diario, de los regresos a casa sin poder reunir las fuerzas necesarias para mirar a los ojos a tu pareja y decirle lo que llevas tanto tiempo pensando.

Como un autómata ejecutarás los movimientos y tareas que se supone te hacen feliz (jugar con tus hijos, escuchar los acontecimientos pequeños de las vidas de tu familia, recibir la visita de tus padres o algún amigo…) pero tú solo tienes ganas de cerrar los ojos e imaginar que otra vida es posible, una vida en la que no tuvieras que volver a esa triste oficina nunca más.

Sigues ahí, delante de la puerta, miras a un lado y a otro, «correr, huir, escapar…» estás a punto de darte la vuelta cuando notas una mano sobre tu espalda y escuchas una voz de sobra conocida «¡buenos días! ¿qué tal el fin de semana?» esa mano te empuja suavemente hacia dentro, ni se le ha ocurrido pensar que no fueras a entrar. Te dejas llevar dócilmente… Es un día más.

 

La infelicidad en el trabajo no se circunscribe al lugar y horario en que se realiza dicho trabajo, muy al contrario, acaba empapando todos los aspectos de nuestra vida dejándonos imposibilitados para disfrutar de ningún placer.

En este vídeo de Uno de los Nuestros.TV Ángel Carcar, nos relata su propia vivencia al tiempo que nos da un mensaje de esperanza: huir del dolor, es posible.

[DAP isLoggedIn=»N» errMsgTemplate=»»]
Apuntate a nuestro Club y disfruta de toda la información que te aportaremos para abrirte nuevas opciones y posibilidades.
Oferta-Club-Periquito[/DAP] [DAP hasNoAccessTo=»5″ errMsgTemplate=»»]
Apuntate a nuestro Club y disfruta de toda la información que te aportaremos para abrirte nuevas opciones y posibilidades.
Oferta-Club-Periquito[/DAP] [DAP isLoggedIn=»Y» errMsgTemplate=»»]

¡¡Clica Aquí para acceder a tu zona personal!!

[/DAP]
[/SignupToUnlock]

About the author 

Hilario Martinez

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
Subscribe to get the latest updates
>