La meta de la segunda parte de tu vida

0 Comments

¿Sabes dónde estás yendo, cuál es tu meta?

Tal vez si te pido que respondas a esta pregunta sin meditarla me contestarás, «sí, claro que lo sé» pero si sencillamente te hago la pregunta y te pido que reflexiones sobre ello llegarías a conclusiones sorprendentes e incluso tendrías que confesarte que sencillamente te estás dejando llevar.

Si pienso en mí misma cuando era joven puedo recordar perfectamente que tenía un meta muy clara en mi vida, estaba decidida a conseguirla y hacia ella encaminaba todos mis pasos. Me levantaba cada mañana pensando en que ese día sería un paso más para llegar y me acostaba pensando que ya quedaba un día menos para culminar mi trayecto.

Puede que pienses que en aquellos años era sencillo ponerse metas ya que la vida era un folio en blanco en el que todo estaba por escribir y no te quito la razón. Sin embargo, ya se vislumbraban diferencias entre la forma en que queríamos escribir nuestro folio.

Yo dividía a las personas en dos tipos, las que se tomaban la vida como pasajero de un barco velero que va a merced del viento y las que tenían alma de patrón y no se apartaban nunca de su timón. Si no había viento habría que encender motores y si el viento era bravo habría que plegar velas pero serían ellos y no otros quienes tomasen la decisión.

Así muchas personas se conformaban con ser replicantes de vidas anteriores, su opción era seguir los mismos pasos y llegar a los mismos sitios que sus antecesores, una opción perfectamente válida y, desde luego, la más sencilla. Yo, sin embargo, quería salirme del guión, me apetecía vivir de otra forma y hacia allí me encaminaba.

¿Te gustaría saber cuáles son las claves que pueden llevarte a materializar la visión que estás creando en tu mente para vivir esta segunda parte de tu vida?

[DAP isLoggedIn=»N» errMsgTemplate=»»]

Por favor, regístrate para seguir leyendo.

[SignupToUnlock showsidebar=»NO» sidebartemplate=»Select Sidebar Template» pagetemplate=»template6″ dapproductid=»4″ submiturl=»/dap/dap_wordpress_signup_submit.php» redirecturl=»» termslink=»%3Cspan%20style%3D%22color%3A%20red%3B%22%3ETerms%20and%20Conditions%3C/span%3E%3C/a%3E%0A%20%20%20%20%20%20%20%20%20″ submitsuccessmsg=»Muchas%20Gracias%20por%20completar%20el%20formulario.» firstnamemissing=»Disculpa%2C%20falta%20tu%20Nombre.%20Por%20favor%20introduce%20tu%20nombre%20para%20continuar.» emailmissing=»Disculpa%2C%20falta%20tu%20Correo%20Electronico.%20Por%20favor%20introduce%20lo%20para%20continuar.» tandcalert=»Por%20favor%2C%20marca%20la%20casilla%20de%20Aceptas..» cookieexpdays=»999″ msg=»%3Cdiv%20id%3D%22dap6-sign-up-form%22%3E%0A%3Ch3%3E%26iexcl%3BRegistrate%20Ahora%20y%20Sigue%20Leyendo%21%3C/h3%3E%0A%3Cform%20id%3D%22formdap6%22%20class%3D%22dap6-form%22%20action%3D%22%22%20name%3D%22formdap6%22%3E%3Cinput%20id%3D%22first_name_dap%22%20class%3D%22dap6-input-name%22%20onfocus%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27Your%20First%20Name%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27%27%3B%7D%22%20onblur%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27Your%20First%20Name%27%3B%7D%22%20type%3D%22text%22%20name%3D%22first_name_dap%22%20value%3D%22Your%20First%20Name%22%20/%3E%20%3Cinput%20id%3D%22email_dap%22%20class%3D%22dap6-input-email%22%20onfocus%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27Your%20E-mail%20Address%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27%27%3B%7D%22%20onblur%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27Your%20E-mail%20Address%27%3B%7D%22%20type%3D%22text%22%20name%3D%22email_dap%22%20value%3D%22Your%20E-mail%20Address%22%20/%3E%20%3Cbutton%20id%3D%22complete%22%20class%3D%22dap6-btn%22%20name%3D%22complete%22%20type%3D%22submit%22%3EContinua%3C/button%3E%20%3Cinput%20id%3D%22productId%22%20type%3D%22hidden%22%20name%3D%22productId%22%20value%3D%224%22%20/%3E%3C/form%3E%0A%3Cdiv%20class%3D%22clearfix%22%3E%26nbsp%3B%3C/div%3E%0A%3C/div%3E» ] [/SignupToUnlock]
[/DAP]

[DAP isLoggedIn=»Y» errMsgTemplate=»»]

Tener una visión para tu vida es una cosa hermosa. Hace que tus sueños resulten más concretos y factibles. Te da concentración, dirección y un barómetro sobre el cual tomar decisiones vitales.

Eso era lo que yo hacía, me imaginaba mi vida de mil maneras y de todas ellas me encaminé a la que consideré más factible dadas mis circunstancias y mis posibilidades. De esta manera fui vagabunda por el mundo durante unos años y cuando consideré que era hora de volver lo hice también con una idea clara de cómo continuar con mi vida.
Todavía recuerdo que cuando me despertaba me parecía imposible estar ya viviendo dentro del sueño que había imaginado, pero era así, era cierto, lo había conseguido porque

Con una visión vives con intención y propósito porque sabes a dónde vas.

Sin la dirección de una visión clara de la orientación, es poco probable que te llegues a sentir realizado, ya que no basarás tus decisiones en lo que quieres y hacia dónde te diriges, sino que las vas a basar, en cambio, en las circunstancias del momento.

El peligro está, sobre todo para los que hemos llegado ya a los 50, en pensar en que ya no hay razón para seguir soñando con nuevos horizontes o propósitos, que nuestro folio está ya casi terminado de escribir y que lo que no hayamos hecho ya no se hará. A mí me ha ocurrido también, por supuesto y me he dado cuenta de que es un error.

El velero no está quieto nunca, correrá más o menos pero no permanece en un punto fijo aunque a veces nos guste pensarlo. Tengamos 20 ó 100 años hasta que no pone FIN el folio está esperando. Tal vez tú, como yo, hayas perdido tu trabajo o has perdido un ser querido o has tenido o estás a punto de tener nietos, o te ves obligado a cambiar de residencia…puedes esperar y ver como vas pasando los días o puedes decidir pensar como quieres vivir estas nuevas circunstancias.

Yo me afano en imaginar que este proyecto de Libre A los 50 saldrá adelante con y gracias a vosotros y con ese propósito en mente me levanto y me acuesto cada día.

¿Y tú?

  1. Trata de crear una visión de lo que quieres que parezca tu vida en todos sus ámbitos, y crea una imagen en tu mente cada día.

  2. Diseña un plan para llegar a tu visión, toma medidas activas con la resolución de no dejarlas nunca a un lado, y observa lo que pasa.

Verás que incluso los pasos más pequeños te llevarán a tus objetivos.

Conseguirás mucha más información sobre como materializar tus deseos haciéndote miembro del Club LibreALos50

Oferta-Club-Periquito

¡¡Clica Aquí para acceder a tu zona personal!!

[/DAP]

About the author 

Hilario Martinez

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
Subscribe to get the latest updates
>