Ejercita el músculo de establecer metas

0 Comments

El atleta dobla las rodillas y apoya las manos en el suelo, levanta y arquea un poco su espalda, baja la cabeza. Todo su cuerpo está en tensión, tiene los ojos cerrados y apenas se percibe su respiración. A su alrededor el estadio, repleto de gente, se va quedando en silencio poco a poco.

Miles de ojos apuntan directamente al atleta, miles de corazones detienen al unísono su palpitación, el del atleta también. Todas las almas están pendientes del reloj digital enorme que, inaccesible a la ansiosa espera que se respira en el ambiente, va restando segundos al cronómetro. Cuando llegue a cero sonará un disparo y junto con él el atleta disparará la tensión de sus músculos y volará en zancadas sobre las líneas que marcan su calle.

Se dirigirá como una flecha a la baliza que sostiene escrita en su parte superior la palabra META; sin embargo su meta no es llegar a la baliza, ni siquiera llegar el primero, su meta es ver cumplido un sueño.

Todos hemos oído hablar sobre la importancia de fijar metas, pero, ¿lo haces? ¿Por qué o por qué no? ¿Es la falta de disciplina? ¿Es que esto no es importante para ti? ¿O es que si no puedes alcanzar tus metas de todos modos ¿por qué molestarse siquiera?…….

[SignupToUnlock showsidebar=»NO» sidebartemplate=»Select Sidebar Template» pagetemplate=»template8″ dapproductid=»4″ submiturl=»/dap/dap_wordpress_signup_submit.php» redirecturl=»» termslink=»%20%3Ca%20href%3D%27http%3A//YOURSITE.com/terms%27%20target%3D%22_blank%22%3E%3Cspan%20style%3D%22color%3A%20red%3B%22%3ETerms%20and%20Conditions%3C/span%3E%3C/a%3E%0A%20%20%20%20%20%20%20%20%20″ submitsuccessmsg=»Muchas%20Gracias%20por%20completar%20el%20formulario.» firstnamemissing=»Disculpa%2C%20falta%20tu%20Nombre.%20Por%20favor%20introduce%20tu%20nombre%20para%20continuar.» emailmissing=»Disculpa%2C%20falta%20tu%20Correo%20Electronico.%20Por%20favor%20introduce%20lo%20para%20continuar.» tandcalert=»Por%20favor%2C%20marca%20la%20casilla%20de%20Aceptas..» cookieexpdays=»999″ msg=»%3Cdiv%20id%3D%22dap8-sign-up-form%22%3E%0A%3Ch3%3E%26iexcl%3BReg%26iacute%3Bstrate%20y%20lee%20el%20resto%20del%20art%26iacute%3Bculo%21%3C/h3%3E%0A%3Cform%20id%3D%22formdap8%22%20class%3D%22dap8-form%22%20action%3D%22%22%20name%3D%22formdap8%22%3E%3Cinput%20id%3D%22first_name_dap%22%20class%3D%22dap8-input-name%22%20onfocus%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27Nombre%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27%27%3B%7D%22%20onblur%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27Nombre%27%3B%7D%22%20type%3D%22text%22%20name%3D%22first_name_dap%22%20value%3D%22Nombre%22%20/%3E%20%3Cinput%20id%3D%22email_dap%22%20class%3D%22dap8-input-email%22%20onfocus%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27Correo%20Electronico%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27%27%3B%7D%22%20onblur%3D%22if%20%28this.value%20%3D%3D%20%27%27%29%20%7Bthis.value%20%3D%20%27Correo%20Electronico%27%3B%7D%22%20type%3D%22text%22%20name%3D%22email_dap%22%20value%3D%22Correo%20Electronico%22%20/%3E%3Cbutton%20id%3D%22complete%22%20class%3D%22dap8-btn%22%20name%3D%22complete%22%20type%3D%22submit%22%3E%26iexcl%3BContinua%21%3C/button%3E%3Cinput%20id%3D%22productId%22%20type%3D%22hidden%22%20name%3D%22productId%22%20value%3D%224%22%20/%3E%3C/form%3E%0A%3Cdiv%20class%3D%22clearfix%22%3E%26nbsp%3B%3C/div%3E%0A%3C/div%3E» ]
El atleta ha entrenado sin descanso día tras día, ha desgastado cientos de pares zapatillas, ha llorado de dolor en muchas ocasiones, ha corrido con fiebre, con dolor de muelas, con desánimo a veces y con cansancio casi todos los días pero en ningún momento ha pensado en abandonar.

A pesar de que no conseguía mejorar su marca, a pesar de los esguinces, las caídas, las discusiones con su entrenador el atleta se había fijado una meta, lo había hecho él mismo, no se la había impuesto nadie, y hacía allí debía ir aunque el mundo entero se le pusiera en contra.

Si estableces objetivos que son tangibles, alcanzables, y no castillos en el aire, entonces tienes la capacidad de llegar a ellos, de crear una trayectoria de éxito, y de desarrollar el músculo de la fijación de metas.

Y si no tienes la disciplina o el hábito de la fijación de metas, ¿no valdría la pena la recompensa del desarrollo de la disciplina? Me dicen que así es. Lo he visto una y otra vez.

En el silencio cortante del estadio se ha oído un disparo y casi inmediatamente los corazones detenidos se han puesto a batir enloquecidos materializandose en un rugido descomunal saliendo al unísono de miles de gargantas. El atleta no les oye, el atleta sigue el impulso de sus piernas y el oscilar de sus brazos que van cortando el aire.

Por su mente, como cuando uno está a punto de morir, van cruzando lentamente imágenes de los últimos 4 años, días, momentos que no había vuelto a recordar empienzan a desfilar en su cerebro a modo de despedida. Atrás quedarán estos años de sacrificio y de vida monacal, hoy, pase lo que pase, es el día final.

Frente a él la leyenda META se contonea mecida por el viento, gotas de sudor se liberan por cada uno de sus poros y corren libremente por su cuerpo de fibra tensada, el atleta no siente calor ni frío, no oye, no ve, es una flecha disparada por el arco de su determinación y no tiene voluntad.

Responde a esta pregunta: ¿Te sirve el no fijar metas? ¿Cómo cambiaría tu vida si sí lo hicieras?

Solo cuando pasa bajo el arco y ve que su entrenador viene corriendo hacia él con los brazos abiertos el atleta se da cuenta de que todo ha terminado, sus oídos empiezan a abrirse despacio y a descrifrar un estruendo que parece ser un nombre,¡es su su nombre coreado por miles de gargantas!

En ese momento su entrenador le arropa con la bandera de su país, el corredor, de nuevo, ve, siente, oye, ¡revive!….llorando empieza a dar la vuelta al estadio levantando su bandera sobre la cabeza para recibir el júbilo de los espectadores que estaban allí por él.

El mundo cree que está feliz por haber llegado el primero a la meta pero solo él sabe que la meta era vivir este momento tal como lo había estado visualizando en su mente durante días, meses y años. El momento,por fín, había llegado.

Prueba a establecer objetivos diarios que sabes que puedes lograr. Hazlos sencillos, asequibles, y, lo más importante, comprométete a alcanzar los objetivos para ese día. Esto va a construir tu confianza, creará un hábito y te formará el músculo de la fijación de metas.

Y recuerda que en Libre A Los 50 estamos dispuestos a entrenarte, solo tienes que clicar aquí debajo.
[DAP hasNoAccessTo=»5″ errMsgTemplate=»»]
Oferta-Club-Periquito
[/DAP]
[DAP isLoggedIn=»Y» errMsgTemplate=»»]

¡¡Clica Aquí para acceder a tu zona personal!!

[/DAP]
[/SignupToUnlock]

About the author 

Hilario Martinez

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
Subscribe to get the latest updates
>